domingo, 24 de marzo de 2013

EL REPECHETE




Salida de los starters del Club Ciclista de La Alcayna – Altorreal del domingo 17 de marzo de 2013.
Crónica escrita por Esther y Carlos
-"Antonio Enrique, vicepresidente del Club Ciclista de La Alcayna"... Así acabó Carlos presentado a su cuñado a unos amigos en Madrid hace 20 días y la cosa se complicó. Una sencilla cena con argentinos, psiquiatras, murcianos, psiquiatras murcianos y psiquiatras argentinos (y una de Bilbao) acabó diciéndose cosas como 'starters', 'star trek',  'la cadena se cambia cada 5.000 kilómetros', 'que corra el aire'. Se le puede echar la culpa al vino, pero Esther y Carlos acabaron contrayendo un compromiso para hacer una salida en bici con el Club Ciclista de La Alcayna - Altorreal.
 
Tras una movilización general para conseguir dos bicicletas y equipamiento (la de Esther debía ser de señorita, y con cestito, claro) y a pesar de las dudas meteorológicas que obligaron el día previo a docenas de whatsapps y consultas a internet con informaciones contradictorias que mantuvieron la intriga hasta el momento de levantarse, el domingo a las 10 en punto se reunió el selecto grupo de los starters en su lugar habitual frente a la Plaza Chica de La Alcayna. Se recibió a los novatos con grandes muestras de cariño, mensajes de tranquilidad y comentarios técnicos al uso.  Miguel el bailarín llegó en su moto y fotografió al grupo (Marino, Pablo, Santiago, Antonio Enrique, Nieves, Juanjo, Esther, Carlos, Consue, Alejandro y Sergio).

El grupo salió de La Alcayna por la carretera general en dirección a Fortuna hasta la gasolinera, sabiamente escoltados y protegidos por los más veteranos, hasta que se dio la orden de bajar piñón y cruzar con cuidado a la izquierda a una carretera secundario donde empezaba realmente el recorrido. En ese momento los tres niños salieron a la cuesta arriba como una exhalación, acompañados por la fuerza, se supone...

Los veinte kilómetros de la ruta subían y bajaban por la campiña murciana, con sus melocotoneros en flor, sus alcachofas, las margaritas gigantes, otros frutales y oliveras, y la persecución de la paloma por los palomos de colores. Y además, había que estar pendiente del desarrollo, plato y piñones (esto de la bici no es sólo dar pedales). Tras la primera cuesta un poco seria, se marchó el doctor Marino, y como dijo un niño, se nos fue el del potasio.

El tiempo, nuboso, respetó al grupo biciclista, con algunas quejas de frío, excepto Esther, que iba en manga corta, porque para eso es del centro de Bilbao. Unas revueltas después se llegó al repechete, que el vicepresidente llegó a calificar de "puerto",  y mientras los starters esperaban arriba, los novatos subían como podían y empezaban entender la enorme importancia del plato pequeño. A partir de ahí, con la prueba superada, quedaba el descenso hasta el prometido potasio, que cada uno combinó con otras moléculas de su gusto.

Una vez repuestos los iones y echadas las risas, el regreso a la base fue pan comido. Fue una manera estupenda de pasar una mañana de domingo.

Esther y Carlos.

4 comentarios:

  1. Esther y Carlos, un placer conoceros "virtualmente" :-)

    ¡Divertida crónica y bonitas fotos! Espero conoceros en persona de alguna de nuestras rutas.

    ResponderEliminar
  2. Esther y Carlos, excelente crónica. Amena, divertida y con la que recordamos el fantástico día que pasamos dando pedales. Espero veros de nuevo en un futuro. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Una cronica entretenida , detallada y acompaña de unas estupendas fotos !!!
    A Esther y Carlos decirles que ojala puendan volver pronto a murcia y repetir "bicicletada"

    ResponderEliminar
  4. Fue un verdadero placer compartir ese rato con vosotros, y una envidia el no vivir allí para poder disfrutar del magnífico grupo que formáis. Trataremos de repetir como "novatos invitados" cada vez que vayamos (creemos que nunca vamos a pasar del nivel de novatos).

    Eso sí, avisaremos con tiempo para que elijáis una ruta que se adapte a nuestras posibilidades :-)

    ResponderEliminar