sábado, 2 de abril de 2011

NO SOMOS UN CLUB MÁS



Hoy para algunos componentes del C.C. La Alcayna-Altorreal era 6 de enero. Hemos acudido a nuestro lugar habitual de encuentro, La Plaza Chica, con la ilusión del niño que se despierta después de pasar una intranquila Noche de Reyes y está deseando de salir a la calle para que sus amigos vean los juguetes nuevos traídos por los magos de oriente.

Este sueño que empezó hace ya bastantes meses y que ha ido tomando forma y creciendo a marchas agigantadas, necesitaba una seña de identidad y esa seña ha venido de la mano de nuestra recién estrenada equipación.

Pero como en realidad esto es una crónica de la ruta sabatina, y por muy contento que esté con mis nuevos culottes y maillot, me contendré en la alabanza de dichas prendas y pasare a relatar lo más fielmente posible tales acontecimientos:

Pues bien; en la Plaza Chica éramos de la partida: El Señor Presidente, El Señor Secretario, Cacaíto Rodríguez( Juan Pedro), Nuestro Talgo particular (también conocido como Altaria, menos en su casa que lo conocen como Javier), Don Manuel (nuestra leyenda viva), Don Fernando que siempre es un placer y un honor verle aparecer a la hora de quedar los de carretera, no pierdo la esperanza de verlo presentarse cualquier día con una flaca, Don Juan Antonio, nuestra más reciente adquisición y de una calidad extraordinaria y quién esto escribe al que algunos con más afecto que merecimiento por mi parte, llaman Preparador.

Salimos a eso de las 8,30 después de las fotos de rigor, dando la razón a Fernando, quién dice que no seremos el club más laureado pero sí el más fotografiado. A una velocidad de vértigo que no adivinareis por muchas pistas que dé quién las provocó, llegamos a Molina para recoger a Pedro, nuestro traumatólogo particular y que compartió parte del recorrido con nosotros.

Ya los ocho juntos fuimos a Alcantarilla donde se dividió el grupo; unos tenían compromisos familiares más urgentes y dejan la salida larga para mañana. Juan Pedro, Pedro Secretario, Pedro Traumatólogo y yo, nos pusimos el mono de trabajo para comenzar a subir dirección Barqueros, ya en las primeras rampas, viendo que las piernas no entraban en acción con la rapidez esperada, comenzamos a culpar a la cena de celebración de recogida de ropa: que si anoche me pasé con la cerveza, que si no suelo cenar tanto y un largo y variado numero de excusas.

Pasado Barqueros nos dijo adiós Pedro Traumatólogo, con la promesa de hacer lo antes que se lo permita el horario una ruta integra con nosotros. Espero que sea pronto.

Enfilamos a Fuente Librilla sin la mayor incidencia, comenzando a subir Gebas por este lado, que no deja de ser una simple tachuela, una bajada vertiginosa y pronto estábamos en las primera pendiente de La Marina, una larga ascensión de 10 kilómetros nos quedaba por delante. Rápidamente se puso en cabeza del pequeño grupo Cacaíto marcando un ritmo fuerte, pero llevadero por todos. En algún momento nos preguntó de bajar un poco en caso necesario, pero como ninguno le decíamos nada, él tira que tira… Pero a ver quién era capaz de mantener una conversación en tales circunstancias.

Supongo que os preguntaréis por los jamones, pues eso fue lo mejor al llegar arriba nos encontramos con tres jamones de igual tamaño, peso y calidad.

Antes de llegar a la Fuente del Hilo en el cruce que sale inmediatamente coronar a la derecha, comenzamos el descenso. Con la trampa de la parte intermedia, que no es otra cosa que una rampa de 2 kilómetros que te cogen con las piernas frías de la bajada y se pega bastante.

En la rápida bajada pudimos comprobar la habilidad y control de Pedro y la poca pericia de Juan Pedro y mía que alguna que otra vez nos vimos trazando fuera del asfalto.

A toda velocidad pasamos por la bonita aldea del Berro y pronto estábamos en Librilla. Con un conato de tirón muscular por mi parte, pero que gracias a mis compañeros que comprendieron enseguida que tenían que levantar algo el pie, lo pude superar sin la mayor dificultad. Juan Pedro cogió el peso del grupo poniendo un ritmo cómodo a la vez que dinámico y en poco tiempo estábamos viendo a lo lejos a un numeroso pelotón que con empeño y tesón fuimos pillando. Míster Cacaíto los pasó como una exhalación ante los gritos de guerra del pelotón, Pedro y yo más prudentes optamos por analizar la situación integrándonos en el mismo.

Salimos de Yéchar con ellos y comenzamos la subida a buen ritmo, nos querían demostrar que el haberlos alcanzado era solo un error fácil de subsanar; pero en ese momento Pedro sufre una metamorfosis transformándose en director de equipo, mandando a Juan Pedro a la cabeza del grupo, él a su rueda, y no solo se ponen en cabeza, si no, que aumentan la velocidad. Veo desde mi última posición que el grupo empieza a sufrir y a no poder seguir su rueda, empiezo a adelantar posiciones hasta colocarme detrás de Pedro. Poco a poco se van quedando, se empiezan a relevar pero aún así son incapaces de alcanzarnos. Juan Pedro lleva un ritmo endiablado y nosotros le hemos cogido bien la rueda, alguien en el pelotón grita “se nos van” pero nosotros solo escuchamos el eco cada vez más lejano. Termina la subida y ya no nos van a coger. Nos vamos relevando hasta Alguazas, solo nos queda subir a Altorreal y ahí Cacaíto no se va a dejar ganar.

Hemos debutado con la nueva equipación, ha habido ciclistas que se han preguntado al cruzarse con los tres que equipo era ese. En la carretera nos empiezan a conocer y respetar.

10 comentarios:

  1. Excelente crónica y descripción fehaciente de todo lo acontecido en la jornada de hoy. Etapa clásica de buen ciclismo y calidad en su desarrollo. Enhorabuena Antonio por la narración y por el perfecto entrenamiento que has hecho hoy junto a cacaíto.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena Antonio Enrrique, he visto cronicas en el foro con mejor literatura, pero ninguna relatando lo ocurrido tan exactamente y con tanta claridad.
    Ahora si que somos un equipo, y ademas muy clula la equipacion.

    ResponderEliminar
  3. Buena crónica Sr. Preparador, una lastima no haber estado con vosotros para haber pasado con una locomotora por ese pelotón que queria pillaros.Espero que disfrutarais de la etapa.Mañana nos toca a nosotros, ya os contaremos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Bien hecho!. Estoy orgulloso de este Club y de cada uno de sus componentes.
    Somos un buen equipo.

    ResponderEliminar
  5. Aclaracion el comentario de maribel, es de Juan Pedro.

    ResponderEliminar
  6. Donde dice José Antonio, debe decir Juan Antonio.

    ResponderEliminar
  7. Con la nueva equipación habeís ganando enteros en lo atractivo y parece ser que tambien da un caracter aguerrido. Muy bien a los tres valientes, haciendo amigos con otros clubs. Por mi parte, me presenté en Aguilas con nuestra equipación, figuraros : treinta tíos con la casaca del club ciclista Aguileño y yo de verde. Ha sido pequeña la coña, ahora me llaman el gigante verde ( toda la ruta pidiendome maiz dulce ) o que no me pare en la cuneta que parezco un gardía civil. El caso es que la ropa me ha caído muy cómoda y es de buena calidad además de una estética bonita. Enhorabuena a todos y expecialmente a los que gestionarón todo el tinglao.

    ResponderEliminar
  8. Nacho, eso es envidia al no poder tener una equipación tan vistosa como la nuestra.

    Gracias Presi, estás en todo.

    ResponderEliminar
  9. Es increíble "Maestro Sensei" nos ponemos de acuerdo hasta en lucirnos en nuetras villas locales,por parte del Club Ciclista Caudete vieron la equipación con envidia sana,muy bonita.Al culote le pongo un 10 magnífico despues de 150 km como en los anuncios de ausonia "Me gusta ser ciclista".

    ResponderEliminar