domingo, 3 de noviembre de 2013

¿Pedimos respeto... o mejor nos lo ganamos?

A lo largo de la vida, nos encontramos con personas que gozan del respeto de los demás, mientras que otros tienen que pedirlo. Por lo general, se trata de personas íntegras, ejemplares en el respeto, trabajadores incansables, que jamás se dejan pisar, y pelean para defender sus ideas.

Se han ganado el respeto.

Como ciclistas, es hora de aplicarnos el cuento. Llevamos pidiendo respeto toda la vida, y cada vez que salimos a la carretera nos encontramos con infracciones flagrantes que en rarísimas ocasiones son sancionadas por los agentes de la autoridad. Cuando algún compañero fallece, nos quejamos, lamentamos, manifestamos, y volvemos a pedir respeto.

Pero, tristemente, no hemos conseguido ganarlo.

 Ganarse el respeto supone primero ser ejemplares y respetar las normas que nos afectan, pero a la vez, defenderse, no dejarse pisar, no caer en la dejadez de no denunciar, y trabajar para que cada conductor que no nos respeta, poniendo en riesgo nuestras vidas, tenga la sanción que le corresponda.

 Desde nuestro club, en el que ya sufrimos el año pasado el fallecimiento de uno de nuestros compañeros más queridos, vamos a aportar nuestro pequeño grano de arena para avanzar en esta línea, y que los ciclistas nos ganemos el respeto de los conductores.

De momento, aquí os dejo una infracción flagrante grabada en la Ruta Starter de esta mañana. Un conductor no ha dudado en adelantar nuestro grupo, en el que iban varios niños, justo cuando venía un vehículo en sentido contrario. El conductor sabía perfectamente que no iba a ser multado por ello, ni tenía miedo a que le quitaran puntos de su carnet, ni mucho menos, sentía respeto por el grupo de ciclistas que le estaba estorbando para llegar a su importante cita del domingo por la mañana.




Permanece atento...

No hay comentarios:

Publicar un comentario