lunes, 9 de mayo de 2011

CRONICA DEL SÁBADO 7/05/2011


¡Qué pedazo etapa!


Quedada oficial del club en horario de verano: 8 a.m.


Puntuales como relojes suizos vamos apareciendo los incondicionales de los sábados más los que se resisten a pasar el día sin hacer unos kilómetros hasta donde sus obligaciones les dejen.


Éramos de la partida: Cacaíto (y su Chinita) este tío está disfrutando de lo lindo este año. Javier (Míster Presi) que está tan fuerte que parte las coronas de la bici, donde me he metido Dios mío ¡Qué miedo me da! Nacho (Green Giant) que se permite el lujo de ir abriendo cuentas corrientes a los ciclistas que se encuentra mientras sube el Collado. Santiago (Iron Man) que en los huecos que le deja la crianza, no desprecia una salida en bici. Paco (El Duendecillo) que tiene más huevos que el caballo de Espartero. Pedro (El Chico del Pulsometro) no se pasa de pulsaciones si no está en presencia de su abogado… como se nota que el entrenamiento va dando sus frutos. Y quien esto escribe; no sé como aguanto con estos individuos, juro que antes de conocerlos yo era normal.


Nos esperaban 160 km. con la subida encadenada de Casas de la Marina, Collado Bermejo y Morrón de Totana.


Fuimos rodando con tranquilidad hasta Librilla, si exceptuamos el pequeño percance sufrido por el Sr. Presidente, que como digo, se cargo una corona subiendo un repecho… eso es fuerza.


Tras comprobar que la bici podía seguir rodando, nos acompañó un tramo más y antes de Librilla se dio la vuelta. Santiago hizo otro tanto al llegar a Alhama y el resto de la expedición seguimos a la conquista del Morrón.


A la salida de Alhama, las consabidas instrucciones: cadencia, cadencia, cadencia. De esta forma sorteamos las primeras rampas, sin que Cacaíto se nos fuera hacia delante. Pero no tardó mucho en pasarnos un pequeño grupo y como lo tenemos bien adiestrado, a la orden de ¡Ataca! Salió como un rayo a por ellos. Una vez que los cogió, los adelantó y seguidamente los dejó, viendo que no eran rivales para él, decidió esperarnos para sumarse a nuestra cadencia y nuestro control de pulsaciones.


Unos kilómetros más adelante Nacho, Cacaíto y yo nos adelantamos a Pedro y Paco que seguían inmersos en su control de pulsaciones. En esta estábamos cuando Juan Pedro decide buscar una nueva ubicación para el bidón y no encuentra mejor sitio que encajarlo entre la vaina trasera y la rueda… ya hay que atinar. Otra parada para intentar desencajarlo, algo que resultó bastante trabajoso. Una vez subsanada esta contingencia, reagrupados (Paco y Pedro se unieron) terminamos la subida a la Marina.


El Collado lo hacemos de igual modo que la Marina, cadencia y Cacaíto a lo suyo. Pedro y Paco por delante ya que nosotros paramos en la Fuente del Hilo a que Juan Pedro cargara agua, ya que con el asunto del bidón se había quedado sin ella.


A mitad de puerto, fue cuando Nacho saca a relucir su faceta de relaciones públicas y a voz en grito comienza a solicitar clientes para un plan de pensiones como si tuviera un puesto en el mercado y como a todo hay quien se apunte, alguien por atrás reclama información y se descuelga en espera del cliente. Así, que me tienes con Juan Pedro, Pedro y Paco por delante y Nacho por atrás. Consigo llegar a la altura de los compañeros que me preceden y juntos prácticamente llegamos al Collado.


Ya tenemos el Morrón más cerca, enfilamos las primeras rampas en grupo, pasamos los falsos llanos admirando el paisaje. Particularmente me trae buenos recuerdos, hace 15 años que no pasaba por esta carretera y aunque sigue siendo la misma, algo ha cambiado. En aquéllos años te enfrentabas en soledad con sus rampas, mientras los muflones te observaban desde la cima o huían espantados cuando distraídos se topaban con un silencioso ciclista. Ahora un rosario de ciclistas transitan desde Alhama hasta la cumbre, donde se encuentra la base de seguimiento de submarinos que la Otan tiene en su cima, en la que siempre te recibe, eso no ha cambiado, un soldado para comunicarte que no se puede estar ahí y menos hacer fotos.


Pues bien, como decía, después del descansillo viene una de las zonas más complicadas de la ascensión, próxima a los Pozos de la Nieve, este tramo junto con el kilometro final es lo más complejo.


En esta fase de la subida, llevamos al Colombiano delante, Paco que dice que con llegar a los Pozos de la Nieve tiene suficiente y perdona los dos últimos kilómetros, un tío que hace MTB principalmente y se marca una etapa como esta es de admirar. Mientras Pedro y yo seguimos subiendo. A un kilómetro de la cima alguien nos habla por atrás y comprobamos que es Nacho quien nos coge y así terminamos la ascensión con Juan Pedro esperándonos arriba.


Fotos de rigor y rápida bajada por la cara de Aledo. Por el transvase volvemos hacia Alhama, paramos en el Jarro del Oro a coger agua y como balas para Alcantarilla. En algunos tramos pasados Librilla, llego a ver con asombro en mi cuenta los 55 km/h. Una pasada, ritmo de carrera con 130 km en las piernas.


A la llegada a Molina se produce un pequeño caos, se nos pierde Cacaíto. Nacho y Pedro por la carretera del Chorrico se van para Altorreal. Paco y yo cogemos dirección la Alcayna, donde para culminar el día nos encontramos con un viento huracanado, preludio de tormenta, que llevamos en contra hasta casa.


No quiero terminar esta crónica sin mencionar que nos acordamos de nuestros compañeros que participaron en la Marcha de Ayora y a los que deseo que hayan tenido una buena actuación.





7 comentarios:

  1. Una vez mas mi admiracion por tus cronicas, ha valido la pena la espera, lo resumes todo de manera que sin salir, puedes vivir la etapa, apuntar que de Molina a los conejos cogi un pajaron que me costo dios y ayuda llegar a mi casa, creo que me falto alimento, pues solo comi dos barritas, destacar la gran etapa de todo el grupo que se supera semana tras semana, enhorabuena compañeros.

    ResponderEliminar
  2. Buenisima crónica, parece que la he hecho con vosotros, aunque yo estaba también sufriendo por otras carreteras no menos duras.
    Esto son etapas, ya que "Moratalla" está muy cerca y hay que preparar al cuerpo a horas en bici y sobre todo a grandes desniveles de ascensión.
    Por Ayora,fenomenal.El día aunque muy cubierto,no llegó a llover en toda la marcha.
    Una marcha muy parecida a Moratalla,aunque con menos dureza,tan solo 3 puertos y 2 muy duros.
    En cuanto juntemos alguna foto,Eufe hará la crónica.

    ResponderEliminar
  3. ¡Buena crónica y buena etapa!. Moratalla va a ser un auténtico paseo en barca.

    ResponderEliminar
  4. Increible crónica, desde mi punto de vista una de las mejores de la temporada.

    Enhorabuena Antonio por la descripción excelentemente detallada de la magnifica etapa del sábado.

    ResponderEliminar
  5. Buena cronica, se ha hecho de esperar pero ha merecido la pena, leyendo la cronica uno siente envidia sana de no poder hacer estas salidas. Ahora esperamos la cronica del duo de Ayora.

    ResponderEliminar
  6. Me identifico con el comentario de Manuel Salvador.

    ResponderEliminar
  7. Antoñico, crónica muy profesional detallando todo lo acaecido con total precisión. ¡ Enhorabuena !

    ResponderEliminar