domingo, 4 de agosto de 2019

Una guía básica sobre Gravel

Una guía básica sobre Gravel

¿Qué es, qué opciones existen y qué hay que tener en cuenta?



¿Qué es el Gravel?

¿Te imaginas poder hacer bici de carretera pero sin carreteras y sin despistados conductores amenazando tu vida continuamente? Con la bici de Gravel es posible.

El Gravel une la larga distancia y parte de la velocidad que nos permite una bici de carretera con la libertad a la hora de elegir caminos que nos da una bici de montaña. Esta combinación y la cada vez más creciente oferta de bicicletas, cubiertas y pruebas gravel, hacen que poco a poco se vayan viendo más ciclistas graveleros por nuestra Región.


En el Club Antonio Enrique ha sido pionero del gravel, incluso fundando www.gravelmurcia.com. Y quién sabe si pronto alguno de vosotros se anima y se viene de ruta.


La bicicleta: ¿CX o Gravel?

A primera vista la bici de Gravel parece una bici de carretera, pero si miramos con un poco más de detenimiento nos damos cuenta de que las cubiertas son más anchas y además taqueadas. Además el manillar va algo más alto y si nos subimos en ella, notaremos que  la postura es un poco diferente sobre la bici gravel. Tampoco pasan desapercibidos los pesos, aunque existen bicis de Gravel con apenas 7 kg, lo normal es que pesen alrededor de 10 kg, dependiendo de modelos y componentes. 

Existen además las bicis de CX (o ciclocrós es su versión hispanizada / Cyclocross en inglés). Las CX suelen ser bicis con una geometría más racing, que las hace más ágiles y rápidas en circuitos pero más incómodas para rutas normales. Hay que tener en cuenta que una prueba de CX suele durar 60 minutos y en ese tiempo lo importante es rendir al máximo, quedando la comodidad en segundo plano.


Volviendo a las gravel: las cubiertas están pensadas para poder rodar sin problema por zonas no asfaltadas. Algunos fabricantes optan por cubiertas taqueadas, otros simplemente por cubiertas lisas pero preparadas para rodar también por tierra. Al ser más anchas que las cubiertas de carretera, en asfalto las bicis de gravel son más cómodas, pero también más lentas. Sin embargo comparadas con las de montaña son más rápidas pero menos cómodas, tanto en asfalto como por tierra.

En los dos últimos años han salido al mercado bicis con cubiertas para gravel realmente anchas, lo que se traduce en comodidad. Se han incorporado componentes que han sido inventado para la bici mtb en los últimos años y todo se ha ido complicado. A título personal yo ruedo con cubiertas de 35mm, aunque a veces pienso que unas 38mm vendrían bien para mayor comodidad en ciertos terrenos. Cuestión de gustos.


¿Quién podría ser un buen gravelero?

Al ser una disciplina relativamente joven el perfil de nuevos graveleros ha ido cambiando en los últimos años. Al principio el Gravel llamaba a gente de la bici de montaña que buscaban una segunda bici para hacer distancia / fondo. Sin embargo en los últimos años es más frecuente encontrar a gente proveniente de la bici de carretera que quiere alejarse de las carreteras y del cada vez más denso tráfico que sobre ellas impera.

Si tienes una bici de montaña y te llaman las distancias, las pistas, las excursiones a lugares cada vez más lejanos es para pensarse la compra de un bici de Gravel. 

Si tienes una bici de carretera y has querido probar el mundo del mtb pero no te han gustado las piedras, las dificultades técnicas ni los sitios para matarse, pero por contra te gustan los bosques, los pisteos a buen ritmo y las carreteras secundarias, el Gravel puede ser para ti. Además si eres carretero deluxe te gustará la opción de pretemporada Gravel. Muchos corredores profesionales ya lo hacen (ejemplo a seguir Thomas de Gendt), incluso los equipos americanos tipo Education First tienen una sobresaliente división gravel con gente de mucho nivel.


Evidentemente todos podemos ser graveleros, es cuestión de ponerle ganas y abrir un poco la mente.



¿La conclusión es que en Gravel todo es bueno?

Lógicamente no, nada es perfecto. La libertad a la hora de elegir caminos es genial cuando tienes una bici de Gravel, alejarse de la amenaza del tráfico es grandioso. Y además poder realizar un recorrido en la mitad de tiempo que una mtb son cosas a tener en cuenta. Todo esto se logra lógicamente por el contenido peso de las bicis, las cubiertas más estrechas y la solidez de las geometrías. Claro está que según por donde vayamos o la velocidad a la que llevemos, la bici de gravel puede volverse más incómoda que una de montaña con suspensión delantera o que una de carretera rodando por asfalto en buenas condiciones. 


Ciertos caminos pueden convertirse en un continuo “bote” y en ciertas sendas podemos incluso caernos si se nos va la rueda delantera. Un error muy frecuente de los ciclistas mtb es meter estas bicis por sitios escarpados e irregulares, para eso no valen.


Una filosofía muy práctica es salir a ver lo que pasa, rodando por carreteras y en un momento dado meterse por una pista a ver a dónde va. Para la exploración es una gran máquina. Sin embargo para hacer cosas típicas de sendas y bajadas mtb no es indicada.


Comparaciones: ¿Odiosas o útiles?
Si comparamos una bici de mtb con una Gravel: una mtb es mejor que una gravel para meterte en lugares con piedras, ramblas y sendas con saltos, sin embargo si rodamos por pistas o carreteras en mal estado una gravel nos permite rodar más rápidos usando la misma cantidad de energía, lo que se convierte en salidas más largas o más rápidas de lo que podrías hacer en una mtb. Lograr una velocidad media de 22km/h con una gravel es normal.

Si las comparamos con una bici de carretera pues llegamos a las obviedades: las gravel irán bien cuando el terreno sea malo. Aun así en grupetas se pueden hacer salidas muy atractivas en Gravel.






¿Hay muchas rutas para gravel?

Sí que las hay, mucho más cerca de lo que uno imagina. Las dos clásicas de la Región de Murcia son la vía verde que une Espinardo con Caravaca de la Cruz (Pasando por Alguazas, Campos del Río, Albudeite, Mula, Bullas y Cehegín) y la orilla del río Segura que se puede hacer hasta Ojós o hasta Guardarmar del Segura.

Además hay rutas que van hacia todas las Sierras, con pistas en muy buen estado como por ejemplo las Sierras de Ricote, La Pila, Espuña o El Carche por nombrar algunas. También existen rutas alucinantes cuyo inicio está a escasos 50 minutos de coche desde lo que empezar una aventura que te parecerá propia de otra región, de otro lugar. 


Y ya si nos ponemos en interprovinciales ni te cuento. Hacia Albacete y hacia Jaén hay rutas Gravel de mucho nivel. Por ejemplo unos amigos nuestros hicieron en 3 días Granada - Murcia en Gravel. Y hacia la Comunidad Valenciana también hay bastantes rutas para todos los gustos y para todos los niveles. Es cuestión de investigar un poco.






¿Qué hago? ¿Me compro esta tarde mismo una bici gravel?
Nuestra idea es promover rutas gravel durante todo el año, a las que estáis invitados, con bici de gravel o con bici de montaña. Para que veáis cómo es la idea y la cantidad de cosas que se pueden hacer. Es evidente que con la bici de montaña se anda un poco menos y que además cuesta un poco más, pero tampoco hace falta comprarse una bici de algo que no sabes si te va a gustar.

Esperamos veros pronto en algunas de las rutas que anunciaremos o bien por aquí o en www.gravelmurcia.com.








Fotos:

Salto de la Novia, Ojós (Murcia)

Mi bici Kona Jake en su estreno

Monte de Portmán, Cartagena (foto de Enrique Albadalejo)

Barranco de Gebas, Alhama de Murcia

Pista en el Valle que une el Relojero con la Cantera, Murcia

Senda Bonita, Murcia (foto de Enrique Albadalejo)

Últimos metros de ascensión al Pico Veleta, Granada


© 2019 Juan Lopez Montoro. Textos y fotos registrados por Juan López Montoro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario