viernes, 18 de abril de 2014

Jueves Santo 2014. La Penitencia al Morrón

Por Abilio Gallar.

Jueves Santo año 2.014, como todos los años, salida conjunta con todo cicloturista de Molina de Segura que se precie ante tal reto nada mas y nada menos que alcanzar la gloria coronando la ya mítica cima del Morrón de Espuña y otros llegar hasta donde sus piernas sean capaces de llegar no olvidando que luego hay que volver hasta nuestros lugares de origen.

Nos encaminamos hacia el punto de partida en la Plaza del Ayuntamiento de Molina de Segura, viendo por allí caras conocidas de compañeros de fatigas en tiempos pasados. Se inicia la jornada y ya en el primer semáforo del día algunos de la grupetta deciden NO respetar las normas de circulación, que recuerdo a todo el mundo, SON COMUNES A TODO TIPO DE VEHICULOS SEAN CON TRACCION MECANICA O NO.

Nos encaminamos a buen ritmo a la localidad de Alcantarilla , quedándonos en este segundo grupito, compañeros del nivel de Javier Villarreal y Paco Lorca, con lo que nos asegurábamos un ritmo de marcha hasta las estribaciones de Sierra Espuña más que rápido y vivo. No en vano, llegando a la localidad de Librilla en mi Gps marcaba una velocidad media de 30,4 km/h mas que aceptable para los pocos kilómetros que algunos llevamos acumulados después del invierno lo que me hace pensar que alguno lo podía pagar caro en los kilómetros finales de la jornada como así sería.

Al paso por la localidad de Alhama de Murcia, se ralentiza un poquito la marcha haciendo acopio de alimentos para la inminente primera subida al alto de las Casas de la Marina catalogado en la Vuelta a Murcia como de 3ª Categoría lo que ya es un puertecito de cierta entidad (8,6 kms al 6%).

Ya por entonces, compañeros de club como Manolo, Juan Pedro, etc. Ya andaban bastantes kilómetros por delante que, sin tener constancia de ello, seguramente se estarían dando ya estopa en el puerto de esas de ir encima de una moto de televisión rodando tales embestidas, ataques y contraataques.

De nuestro grupito ya solo quedábamos por José Pastor, Miguel, Esmeralda y el redactor de ésta pequeña crónica y por detrás de nosotros otros dos compañeros de grupo que, perdónenme, pero no me acuerdo de sus nombres.


De mis cuatro compañeros de subida ya solo me quedaba José Pastor que se sacrificó en llevarme hasta la Fuente del Hilo con su ya exquisita veteranía, siguiendo él hasta el Collado Bermejo a ver si podía dar caza a Esmeralda y Miguel.

Una vez recuperado un poco del esfuerzo empieza mi camino de vuelta descendiendo hasta llegar el lugar de encuentro del merecido almuerzo y van llegando con cuenta gotas mis compañeros de club, comentando sus batallitas allá por las entrañas de Sierra Espuña, Juan Pedro que si habia dejado a los “Schleck”, Manolo llegó algo fatigado, Javier con su sonrisa en la cara como de costumbre, luego fueron llegando Paco Lorca, Esmeralda, Miguel, Helio, etc.

Una vez tomada cuenta del merecido almuerzo para tomar fuerzas y después de la ya mítica foto de club tomamos camino hacia Molina de Segura con alguno ya con síntomas musculares sospechosos que hacían presagiar una vuelta muy larga.
El buen entendimiento dentro del grupo hace que se ponga una marcheta cuartelera a la que cualquiera que perdiera rueda se cortara el grupo debido a una leve brisa en contra que hacía que estuviéramos todos atentos a cualquier movimiento.

Llegamos a Librilla sin novedad alguna, no en vano, ya se veía que alguno lo iba a pasar mal ya que se quedaba cortado en algunos tramos que bien podrían catalogarse con alguna estrella como la París-Roubaix, debido al mal estado del asfalto y teniendo que buscarse cada uno la vida para gastar las menos fuerzas posibles y no perder rueda e ir sorteando agujeros, baches, ramas, etc.

Después de pasar Librilla nos encaramos hacia Alcantarilla por los “huertos” a buen ritmo acumulando kilómetros sin parar encontrando la ayuda de otros cicloturistas de la zona que nos echaron una mano en conducir el grupo.


De pronto cuando el grupo iba enfiladísimo ocurre lo que tantas veces ocurre por desgracia en nuestras carreteras, un coche conducido por un individuo de ya avanzada edad irrumpe en la vía por las buenas sin mirar para ningún lado, lo que hace que el frenazo sea de campeonato sobre todo para el primer chico que conducía en aquel momento el grupo teniendo que echar incluso pie a tierra para no ser embestido por semejante bulto sospechoso. SRES. CONDUCTORES, SI TANTO SE CABREAN CUANDO OTRO COCHE NO RESPETA LAS NORMAS DE CIRCULACION Y SE VEN PERJUDICADOS EN ALGUNA MANIOBRA, POR FAVOR, PONGANSE EN LA PIEL DE UN CICLISTA CUANDO ALGUN VEHICULO REALIZA UNA MANIOBRA IRREGULAR.

Pero no contento con la maniobra realizada, incluso se atreve a adelantar a todo el grupo viniendo otro coche de frente no respetando la distancia mínima de 1,5 metros de distancia y poniendo en peligro a los ciclistas y al coche que circulaba de frente y como muy bien decía Javier Villarreal “Hay que retomar el tema de la seguridad con cámaras on board y denunciar”.

Llegados a Alcantarilla algunos miembros del grupo iban ya con la reserva encendida en forma de calambres y dolores de piernas, a saber : Juan Pedro nos indica que bajemos el ritmo, Miguel con dolores musculares severos y Paco Cantero (creo que se llama así) iba pidiendo una uvi móvil.

Ya por Molina de Segura Javier iba empujando a Miguel y Paco Lorca hacía lo mismo con Paco Cantero y cuesta arriba, hay que ver que fuerza tienen éstos chicos.

Sin más dilación, me despido de mis compañeros siendo acompañado por Manolo para Altorreal, siguiendo el resto del grupo para la Alcayna.

Buena jornada de ciclismo, excelente compañerismo, y esperemos que se repita con bastante frecuencia la afluencia de componentes del club como la de éste día.

Nos vemos en la próxima !!!!


5 comentarios:

  1. Excelente crónica Abilio. Me quedé con ganas de ir, y ahora que la leo, TODAVÍA MÁS!!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena cronica Abilio no esperaba menos de ti.

    ResponderEliminar
  3. JOSEANTONIO GARCIA PASTOR19 de abril de 2014, 16:37

    ME QUITO EL SOMBRERO ANTE LA CRONICA,FUE UN PLACER ACOMPAÑARTE EN LA SUBIDA DE LA MARINA, ESPERO QUE SE REPITA EN MUCHAS MAS OCASIONES. SALUDOS

    ResponderEliminar